publicado el: 6 agosto 2020 - 00:28
El anillo del Gobernador

Islamaldia - En el pasado, vivía un joyero y grabador experto quien era muy famoso y se llamaba Jonás. Un día el Gobernador y los soldados fueron a buscarle. Pero, este nunca se dirigía a ningún lugar a menos que su presencia se deba a algún suceso especial entre la población.

Un día Jonás se encontraba en su taller realizando su trabajo, cumpliendo con los pedidos de los clientes cuando de repente oyó el sonido del relincho y el casco de unos caballos.

Miró hacia afuera y vio al Gobernador y a sus sirvientes que estaban a punto de entrar en su taller; sintió temor y preocupación en todo su ser. Jonás era uno de los amigos del Imam Hadi (P) y pensó que habían ido para arrestarlo, debido a la amistad que tenían.

Entre dientes repetía la frase: "Ayúdame Dios". Se abrió la puerta y el Gobernador se sentó en una silla, el joyero intimidado no podía respirar y sintió que su corazón estaba a punto de detenerse, mientras tanto, el Gobernador dijo con voz ruda: "Tengo una joya valiosa y, en esta ciudad tú eres quien diseña los mejores grabados sobre las piedras preciosas, realiza esta tarea para mi esposa". Los sirvientes colocaron frente a Jonás la piedra que estaba guardada en una bonita caja.

Jonás la abrió con cuidado, colocó la gema frente a la luz y su resplandor causó ceguera en sus ojos... Estaba claro que su precio era el más alto sobre todas las propiedades de su familia, pero no se atrevió a decir que no podía aceptarlo. El Gobernador se levantó y el momento de salir dijo: Si haces correctamente tu trabajo, tendrás una buena recompensa, pero, ¡ay de ti si la dañas un poquito!... Pronunció estas palabras y todos salieron del taller.

Jonás estaba preocupado, pero no tenía otra opción. Tenía solo dos días, por eso de inmediato comenzó su tarea y trabajó toda la noche. Decidió dibujar un hermoso grabado simétrico y esa noche avanzó una parte del anillo. A la mañana siguiente regresó a su taller y empezó a trabajar. No quedaba mucho tiempo y laboraba con dificultad, pero de repente sucedió algo terrible e impredecible. La preciosa y hermosa gema del Gobernador se rompió por la mitad. Se quedó paralizado y temblando regreso a su casa, recogió sus ropas y le contó a su esposa lo que había sucedido. Ella le dijo: "Espera, alguien vendrá y les contará lo que sucedió y que es lo que deberían hacer".

La única persona que podría ayudarle en esta circunstancia era el Imam Hadi, una persona que siempre ayudaba a todos. Llegó a la casa del Imam, entró asustado y se sentó frente a él, el Imam lo miraba atentamente. Jonás dijo: "He perdido todo, tengo que huir de la ciudad y le dejo a usted el cuidado de mi mujer y mis hijos; por favor, cuide de ellos. El Imam preguntó: "¿Qué ha  sucedido?"

Jonás le explicó todo, luego el Imam sonrió y dijo: "No te preocupes no pasará nada, relájate y no le menciones nada a nadie, vuelve a tu trabajo y confía en Dios. Las palabras del Imam le habían tranquilizado..."

Regresó a su taller. Unas horas más tarde los sirvientes del Gobernador llegaron a buscarle y le dijeron que debía ir a visitar al Gobernador. Cuando se presentó ante él, dijo: Yo quería el anillo para una de mis esposas, pero ellas tuvieron una riña entre sí. Ve y corta esa gema por la mitad y haz dos hermosos anillos nuevos.

Jonás aceptó la tarea y salió muy alegre. Directamente se dirigió a la casa del Imam y levantó su rostro hacia el cielo y dijo: "Gracias a Dios que somos compañeros de la familia del imamato". Le dijo al Imam Hadi: Si no fuera por usted, ahora hubiera sido desterrado a los desiertos y mi vida habría sido destruida… ¡Gracias a Dios y a usted!

MD/ RFM/ STP

Código para noticias 841

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
9 + 3 =

comentarios

  • Comentarios publicados: 1
  • Comentarios pendientes: 0
  • Comentarios rechazados: 0
  • Espada sagrada Zulfiqar 01:48 - 2020/08/07
    0 0
    La paz sea con ustedes. Una bella narración. Me gustaría leer mas historias así.