Qadir y un programa humano integral y actualizado

Islamaldia - ¿Qué es mejor: moverse y estar actualizado o quedarse en un lugar fijo? Se levantó la voz de la naturaleza y dijo: Oh… ¡Ser humano! Tú eres imperfecto, debes unirte a alguien que sea más perfecto que ti mismo y seguirlo para lograr la felicidad.

Hay una necesidad de obediencia oculta en el ser humano, de igual forma, éste necesita depender de alguien o de algo, sea una corriente u objeto. Esta es la voz de la naturaleza humana, algunos para responder a este llamado interno, van en busca de un modelo “viviente”, es decir, personas virtuosas y veraces, que mediante milagros probaron que por parte del Creador se les encargó guiar a la humanidad hacia el origen del universo.

Por otro, algunos obedecieron a Satanás sin prestar atención al llamado de los representantes de Dios en la tierra y suplieron esta necesidad con la idolatría y se detuvieron en el primer punto del movimiento humano; mientras los seguidores de los Profetas estaban en esta corriente y avanzaron paso a paso junto a ellos, hasta que llegó Noé, y después Abraham y Moisés (la paz sea con ellos); los idólatras, insistieron en su inmovilidad y atraso. Cada profeta que vino anunció un plan actualizado que se ajustaba al progreso de las sociedades humanas y al aumento del entendimiento de la gente y transmitieron estas ideas en nombre de la verdad para una vida feliz.

Después de Moisés, comenzó una nueva prueba, y ésta era seguir a sus sucesores. En esta difícil prueba, algunas personas se detuvieron y no aceptaron ni a Aarón ni a las recomendaciones por parte de Moisés sobre él, supuestamente estaban en el movimiento de Moises, pero en la práctica siguieron al samaritano que adoraba al ternero, es decir, creyeron en una parte de la misión profética de Moisés y otra parte la abandonaron, causando su extravío.

En el tiempo de Moisés, los jefes y los profetas que pasaron después de él, algunos se detuvieron y otros permanecieron en movimiento, hasta que apareció Jesús hijo de Santa María. Nuevamente afrontaron una prueba más difícil, pues tenían que aceptar el liderazgo de quien no tenía padre y nació por el milagro de Dios de una madre santa. Varios también fallaron en esta prueba y cayeron; pero, las personas piadosas y perspicaces continuaron con el Profeta Jesús aceptando el plan renovado por parte de Dios, lo pusieron en práctica y se beneficiaron de sus bendiciones.

Pasaron siglos, hasta que nació un niño de los hijos de Ismael, su nombre era Muhammad (la paz sea con él). Él era tan dulce y encantador e igualmente tan honesto y sincero que lo llamaron Muhammad Amin (El confiable), es decir, sus virtudes eran tan obvias que incluso aquellos que insistían en la idolatría e inmovilidad entendieron que era diferente a los demás.

Era hora de la misión. El hijo de Abdullah tenía que comenzar su revolución. Él dijo: Di:" No hay más Dios sino Él y obtendrás el éxito”. Pero fue muy difícil, ya que las personas seguían aceptando sin razonar las creencias politeístas de sus antepasados. Esto causo que después, al Profeta Muhammad (P) le digan “Muhammad el mago”, el gran mentiroso, entre otras cosas. Siempre ha sido el caso que cada vez que comienza un cambio y una revolución beneficiosa y sagrada, surgen enemistades, pues nadie estará en tu contra mientras permanezcas quieto y tranquilo.

Esta no fue solo una prueba de Dios para la gente de La Meca y Hiyaz, sino para todas las personas del mundo.  Porque su misión era de carácter global, ya estaba decretado que debía traer una planificación que duraría eternamente y sería como la constitución para la vida de los habitantes del mundo hasta el Día del Juicio, convirtiéndose éste plan en su gran milagro. Sin embargo, una vez más, algunos judíos y cristianos se detuvieron y no creyeron en él.

El Corán surgió como un plan extraño que todavía asombra 1400 años después. La gente que tiene una conexión con él, siente que esta palabra de Dios ha sido revelada para ese período, pero, este sentimiento no es específico de esta era, evidenciándose en todas las épocas porque el Corán va acorde con la naturaleza humana y ésta no es solo una creación animal.

Aquí hay un punto; ¿Quién sería el líder en la implementación de esta ley y el plan humano integral? Dios es Omnisciente, Sabio, Misericordioso y Compasivo con su creación por lo tanto no la abandona. De igual manera, dio una orden a su último mensajero, pero esta vez fue tan firme, diciéndole que, si no presenta a su sucesor, es como si no hubiera cumplido su misión profética en absoluto; es decir, las dificultades de la misión serían en vano.

Efectivamente, el Profeta tenía que nombrar a Ali hijo de Abi Talib (P) como su sucesor, pero estaba muy preocupado porque había visto los prejuicios de esta nación, ya que, no aceptaban fácilmente a un joven como líder. No olvidó el difícil período que había pasado hasta que ellos acepten su palabra. También estaba informado de la experiencia de Moisés y su sucesor, Aarón. Consecuentemente le inquietaba que estas personas se detuvieran nuevamente y no respondieran al llamado de sus sucesores, aquellos que, con conocimiento divino, deben llevar a cabo este plan integral de acuerdo a las necesidades de los seres humanos en la sociedad, por lo que es necesario ser cuidadosos de que estas instrucciones completas y hermosas no sean desviadas por las malas acciones de la gente ignorante. Ciertamente, el programa divino necesita de hombres designados por Dios para llevarlo a cabo, ésta era una orden divina y tenía que ser acatada.

En Qadir Jum el Profeta Muhammad (P), reunió a todos y anunció la orden de Dios de seguir a Ali (P) para continuar su camino. Pero no paso mucho tiempo y el agua de la mortaja del Mensajero de Dios aún no se había secado, que nuevamente algunas personas frenaron y se negaron a continuar. Esta vez Ali (P) siendo un modelo a seguir por su piedad, se quedó solo. No solo Ali, sino también sus sucesores, hasta que el último de ellos, Mahdi (que Dios apresure su llegada), desapareció ante los ojos de los infieles, y él, así como Noé, tiene una larga vida y la paciencia de Job. Si la humanidad no decide avanzar, y no quieren que el plan divino se implemente en la sociedad, él no regresará porque este paso deben llevarlo a cabo ellos mismos. Él es el líder y está establecido que el líder debe dirigir, no hacer milagros, porque el milagro es solo para probar su legitimidad como salvador.

Sheij Yavad Ali/ JT

Código para noticias 850

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 0 =