Epopeya 1: El viaje de Muslim hijo de Aquil a la ciudad de Kufa y su martirio

Islamaldia - La historia de Muslim hijo de Aquil es una de las más tristes y graves tragedias que tuvieron lugar al inicio del levantamiento del Imam Husain (P), tras el viaje del Señor de los Mártires de Medina a la Meca y de esta ciudad a Kufa.

Dicen que Muslim Ibn Aquil fueel primero de los mártires de la épica de Karbala, el embajador y representante del Imam Husain ante la gente de Kufa.

Su grandeza y majestad están más allá de lo que se puede describir con una pluma, en algunas obras acreditadas se dice que Muslim fue el portador del estandarte del Ejercito del islam, su madre era una noble mujer iraní de una respetada tribu, su esposa era la Digna dama y la hija del imam Ali (P) con quien tuvo dos hijos quienes todos ellos cayeron mártires en la batalla de Karbala">Karbala.

sobre la grandeza de Muslim Ibn Aquil se dice que en la carta que el Imam Husain escribió a la gente de Kufa lo siguiente: “os envió a mi hermano e hijo del hermano de mi padre un hombre de toda mi confianza y de la gente de mi casa Ahlul Bait”, después en la séptima noche de Dul Hayya, la gente que por gozar de los placeres materiales y de la vida traicionaron el pacto que habían realizado, abandonaron al noble Muslim Ibn Aquil dejándolo solo en la mezquita de Kufa.

Tras deambular por las calles de esta ciudad llego a una casa de una anciana seguidora de Ahlul Bait llamada Tawa quien estaba asomada en la puerta de su casa buscando a su hijo en medio de lo que acababa de suceder, el noble Muslim amablemente le pidió un poco de agua, ella le trajo un recipiente de agua, después de unos momentos lo invito a quedarse en su casa pues sabía quién era él, esa noche el noble Muslim soñó con el Imam Ali (P) quien le dijo que se apresure y él pensaba que iba viviendo los últimos instantes de su vida en este mundo y los primeros días de su vida en el otro mundo.

Al día siguiente su casa estaba rodeada por soldados enemigos, él salió y combatió firmemente.

Tras un enfrentamiento feroz desde los tejados le arrojaron piedras y cañas encendidas, aun así, Muslim Ibn Aquil se vio firme hasta que lo capturaron y estuvo como prisionero, lo hirieron en el labio y rompieron su mandíbula y sus dientes, siendo imposible que incluso pueda beber agua....

Código para noticias 891

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 4 =