publicado el: 24 agosto 2020 - 00:38
Imam Hasan e Imam Husain (P) y su caligrafía

¡Qué hermosas y similares eran las letras de ambos!, era como si una misma persona hubiese escrito ambas.

Un día, el Imam Hasan y el Imam Husain (P) estaban escribiendo letras de caligrafía sobre tablas de madera. El Imam Hasan (P) le dijo al Imam Husain (P): "Mi tabla es mejor que la tuya". El Imam Husain (P) dijo: "No, la mía es mejor".

Entonces fueron a mostrar sus tablas de madera a su madre, la Dama Fátima (que la paz de Dios sea con ella).

"Madre, juzga entre nosotros, por favor", le dijeron los dos.

La madre no quería diferenciar entre ellos, los segundos pasaban lentamente y la Dama Fátima (P) sentía más el peso de la mirada de sus hijos sobre sus hombros, tomó ambas tablas otra vez. Se veían muy bien.

¡Qué hermosas y similares eran las letras de ambos!, era como si una misma persona hubiese escrito ambas.

La Dama Fátima (P) sonrió y deseó que su esposo Ali (P) viniera y él eligiera.

En ese instante sonó la puerta, la Dama Fátima dijo a Hasan y Husain: "Hijos míos, esperen, ahora vendrá vuestro padre ¡Pregúntenle a él, queridos!

El Imam Husain (P) se apresuró hacia la puerta para mostrarle la tabla a su padre lo más antes posible; se acercó a su padre y lo saludó, diciéndole: "Mi letra es más hermosa ¿verdad?"

El Imam Ali (P) lo saludó y lo abrazó; después llegó el Imam Hasan (P) y también saludó a su padre y le hizo la misma pregunta.

El Imam Ali (P) miró las tablas y no quiso elegir, les dijo a sus hijos que dejaran que su abuelo viniese y mirase las tablas.

El profeta Muhammad (la bendición de Dios sea con él y su familia purificada) vino, la fragancia del perfume del Profeta llenó el ambiente de la habitación; el Profeta (P) tomó las tablas y las miró fijamente y luego se las dio a su hija Fátima y dijo: "¡Hija mía! Dios quiere que tú juzgues".

La Dama Fátima (P) recordó de repente de su collar. Fue hacia el collar, lo tomó y luego rompió su hilo, la lluvia de perlas se extendió en toda la superficie de la habitación. Luego les dijo al Imam Hasan y al Imam Husain (P): "Quien tome más perlas de este collar, su letra será la más hermosa".

La alegría y el ruido del Imam Hasan y el Imam Husain (P) llenó el ambiente. Cada uno corrió en una dirección para recoger las perlas. Sus pequeñas manos estaban llenas. Luego se las dieron a su madre para que las contara.

En sus manos habían recogido la misma cantidad de piedras.

Entonces el Profeta dijo: "Gabriel, que estaba en el cielo, fue enviado a la tierra y dividió las semillas de las perlas por mitad para que ninguno de ustedes se entristeciera, porque la letra de ambos es hermosa".

Las risas del Imam Hasan (P) y el Imam Husain (P) llenaron el ambiente y la casa se inundó de luz y alegría.

FSE/ AA

Código para noticias 898

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
1 + 17 =