publicado el: 17 septiembre 2020 - 20:26
Debe protegerse la libertad de expresión

Segundoapso - El mundo de hoy se basa en los principios que guían a la sociedad humana y lo hacen un lugar mejor para vivir.

Muchos de estos principios están arraigados en la naturaleza y la razón, y por eso, también, son respetados y prescritos por las religiones divinas, al igual que otros principios como la dignidad humana, la justicia y la prohibición de la opresión, etc.

Entre estos se encuentra el derecho a la libertad de expresión. Es con este derecho fundamental que la sociedad humana tiene la oportunidad de crecer y desarrollarse, y es a la sombra de este principio que forma divergencias de opiniones, donde se manifiestan las ideas y se revela la verdad.

Una sociedad en la que no se tolera la libertad de expresión y opinión se estancará y las expectativas innovadoras y prósperas carecerán de sentido.

Sin embargo, la libertad de expresión, por supuesto, no es incondicional. En ninguna sociedad se puede insultar, mentir, difamar en nombre de la libertad de expresión. De hecho, cada sociedad, según su cultura y características, ha trazado sus propias líneas rojas para la libertad de expresión.

Ningún país permite que los espectadores de fútbol insulten a los jugadores o que insulten a otros en la vida real y en las redes sociales. Difundir noticias falsas, tampoco, es compatible con la libertad de expresión. Es por eso que hoy las redes sociales buscan introducir y eliminar noticias falsas e inexactas, porque no tienen nada que ver con la libertad de expresión. Es un punto de tal importancia que la red social Twitter ha eliminado u ocultado algunos de los tuits del presidente de los Estados Unidos por contener información errónea.

Además de esto, se han definido otras líneas rojas para la libertad de expresión que son aceptadas por todas las sociedades, como el insulto y la humillación racial, que incitan al odio y promueven la violencia, hieren a la opinión pública y destruyen la tranquilidad psicológica de una sociedad.

Estas son las líneas rojas de la libertad de expresión, cuyo cumplimiento garantiza y refuerza el principio de libertad de expresión y opinión.

Problema principal, doble estándar

El problema, sin embargo, comienza cuando se actúa con un doble estándar en el cumplimiento de estas líneas rojas.

En sociedades donde, sin ninguna razón lógica, algunos regímenes, como el régimen israelí, no pueden ser criticados o condenados por matar palestinos, las creencias de más de mil millones de musulmanes pueden ser insultadas y consideradas libertad de expresión.

En países donde algunas narrativas históricas de la Segunda Guerra Mundial no pueden ser cuestionadas con razón y evidencia, es fácil insultar al profeta de más de mil millones de seguidores, herir sus sentimientos y alterar su paz.

La quema del Corán, el libro sagrado de los musulmanes, en Suecia y el insulto de la revista francesa al último profeta, Muhommad (P), es un ejemplo del abuso de la libertad de expresión y una muestra del insulto a la libertad de culto.

Estas acciones y el apoyo de algunos gobiernos son un signo de doble rasero. Así que si no se cumplen estrictamente los estándares, no quedará ningún signo de la libertad de expresión en el futuro.

¿Qué dicen los musulmanes?

Algunos preguntan qué dicen los musulmanes. ¿Por qué están tan molestos? La respuesta es clara. El Islam, como última religión divina, enfatiza en el principio de la libertad de expresión y culto. A nadie se le permite imponer su opinión a los demás, y aún mejor, según las enseñanzas islámicas, Dios no acepta la religión de alguien que se ha convertido por la fuerza al Islam.

Pero el Islam, aunque enfatiza el conflicto de pensamientos y escucha otras palabras y opiniones, prohíbe cualquier insulto.

La religión para los musulmanes es parte de la vida diaria y de creencias profundas. Dios, la religión, el divino Corán y el último profeta son sagrados para los musulmanes. Cualquier falta de respeto a estos elementos sagrados hiere los sentimientos y las creencias de más de mil millones de musulmanes. Esto no significa que cualquier creencia en este campo esté prohibida o que las creencias de los musulmanes se impongan a otros, sino que es posible preguntar sobre la existencia de Dios mediante el razonamiento, cuestionar la misión del último profeta, dudar del divino Corán, hacer preguntas y tener dudas sobre la religión del Islam. Los musulmanes, también, responden a estas preguntas con argumentos racionales, como lo han hecho a lo largo de la historia.

Lo que está prohibido desde el punto de vista musulmán es ridiculizar e insultar a estas santidades. Que no es por la libertad de expresión, sino por la violencia psicológica y la destrucción de la paz mental de cientos de millones de seguidores del Islam. Esto no implica libertad de expresión, sino promoción del odio, la violencia y una especie de terrorismo cultural. Los musulmanes exigen respeto por la libertad de expresión y el abandono de los dobles estándares al abordar sus líneas rojas.

Es una imágen horrible que algunas personas consideren que quemar el Corán o insultar al último profeta divino sea parte de la libertad de expresión. Si es así, ¿deberíamos esperar que se quemen bibliotecas mañana y volver a la prehistoria y la irracionalidad en nombre de la libertad de expresión?

Hamid Jalali/ SAA/ YB

Código para noticias 994

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
4 + 10 =